LA PETITE MARGUERITTE

Tallo, bruño, sueldo o hago con cera perdida vestidos de plata para las hermosas piedras que el mar ha arrastrado a la arena. Creo piezas sin molde, una por una, para regalar un trabajo el máximo de artesanal posible. Me pierdo en metros y metros de hilo de plata de crear anillos y pendientes frágiles, sencillos, etéreos, que buscan el detalle. Una revolución de las cosas pequeñas y a las que se ha dedicado tiempo y alma. Llevo el azul y las aguas marinas a tus dedos, intentando transmitir en ella la paz que me reporta la brisa marina para que te la lleves en tus batallas cotidianas.

Trabajo con plata 930 aleada y certificada en Barcelona, recojo piedrecitas en todas playas donde voy y trabajo en el taller. La joyería me apasiona, intento transformar la materia creando una pieza cotidiana y única en un mundo demasiado lleno de reproducciones.